LLÁMANOS AL
912 379 163 / 607 852 935

¿UNA SESIÓN DESDE CASA?
PSICOTERAPIA ONLINE

TE AYUDAMOS

Terapia sexual

La terapia sexual se puede hacer de manera individualizada, centrándonos en la historia del paciente, o bien en pareja porque la demanda de la terapia sea de tipo sexual. 

La terapia sexual se centra en recabar información sobre las experiencias, ideas o expectativas que pueda tener el paciente acerca del sexo y de la actividad, ya que (como anteriormente señalamos) estas serían las principales causas de los trastornos de tipo sexual. 

Buscamos echar abajo todas esas ideas o mitos que nos limitan en nuestro desempeño de las relaciones sexuales con los demás y con nosotros mismos. El objetivo que buscamos es la reconciliación con uno mismo y el disfrute de la sexualidad de manera plena y sin prejuicios.

terapia sexual

Para ello  a lo largo de las sesiones iremos recopilando información que nos ayude a determinar que puede estar causando el problema, para una vez localizado centrarnos en ello y ver qué cuál es el origen  y qué lo está manteniendo.  

Como la autoestima también es algo que se ve muy dañado en este tipo de trastornos será algo principal a trabajar en la terapia. También la comunicación será algo importante a abordar en las sesiones ya que a veces no cuesta verbalizar como nos sentimos a nivel sexual, peticiones o simplemente expresar qué  nos gusta y qué no. Sin comunicación, es difícil que la situación sexual fluya de manera natural 

Trastornos Sexuales

Trastorno de Deseo Hipoactivo

Este tipo de trastornos se pueden producir tanto en hombres como mujeres. Consiste en una disminución o falta de apetito sexual a la hora de mantener relaciones sexuales con otra persona o con uno mismo. Habría falta de fantasías sexuales y dificultad para poder excitarse.  Cuando alguien se encuentra en este tipo de estado, rara vez suele iniciar por sí mismo una relación sexual; en su lugar suelen evitarlas. En ocasiones, como esto genera un fuerte malestar y sentimiento de culpabilidad hacia la pareja, por no satisfacerlo/a de la forma adecuada, suelen ceder a tener relaciones aunque no disfruten con ellas. Este tipo de conductas pueden generar que el problema se cronifique aún más y las relaciones sexuales se vean como algo negativo. 

El trastorno se puede presentar de manera puntual, en una época específica o ante un estresor determinado, o puede suceder desde siempre. Hay múltiples causas que pueden provocar un cambio en el deseo sexual, y en la mayoría de casos dichas causas suelen ser psicológicas: ansiedad, problemas de pareja,  frustración previa por la insatisfacción sexual con las relaciones, etc. 

A la hora de abordar este tipo será importante recoger la información necesaria para discernir cómo actuar ante el problema y ver qué tipo de tratamiento sería el adecuado. 

Anorgasmia

La anorgasmia es un trastorno de tipo sexual que se produce principalmente en mujeres. Se definiría como la incapacidad de llegar al orgasmo aunque haya una excitación previa y un disfrute de la relación sexual. 

La anorgasmia se puede presentar únicamente en pareja, o también en el proceso de masturbación. Al igual que en otros tipos de disfunciones, el  problema puede producirse en un momento puntual o haber estado presente a lo largo de la vida de la persona. 

Aunque siempre es necesario descartar las causas físicas, en el 95% de los casos la anorgasmia suele estar producida por problemas psicológicos: malas experiencias sexuales, excesiva autoobservación en el momento de la actividad sexual, miedo a dejarse llevar, etc. 

Este tipo de trastornos suele generar frustración, y en ocasiones, puede reducir el deseo sexual y la iniciativa ya que se anticipa el fracaso de la relación. 

Es importante explorar las causas que puedan estar generando la anorgasmia para, a través de educación sexual y diversas herramientas, poder disfrutar del sexo de forma plena. 

Vaginismo

El vaginismo es una disfunción sexual femenina que consiste en la aparición persistente o recurrente de espasmos involuntarios de la musculatura del tercio externo de la vagina que interfieren con el coito. Produce dolor y mucho malestar en el momento de la penetración, siendo incluso muy complicado las exploraciones ginecológicas. Al sentir tanto dolor, la mujer suele evitar la penetración como tal. 

vaginismo

Este tipo de disfunción puede no afectar exclusivamente al área sexual sino también a la propia autoestima de la mujer, al hacerle pensar que algo falla en ella y que por dicho motivo no podrá satisfacer de la mejor manera a una pareja. Es importante especificar, que el vaginismo lo provocan en su mayoría factores psicológicos por ejemplo, un abuso en la niñez, una experiencia sexual dolorosa, etc. 

A lo largo de la terapia será importante liberar a la mujer del estigma, ya que es un problema que tiene solución. Para ello además de la terapia psicológica se le ofrecen herramientas a la paciente para que pueda entrenar el músculo vaginal e ir exponiéndose a la penetración. 

Dispareunia

Es una disfunción sexual en la cual la mujer puede padecer dolor en el momento de la penetración o durante el proceso. También puede producirse en hombres, aunque es menos común. 

Las causas de la dispareunia pueden tener un origen orgánico o psicológico, por lo que es necesario primero descartar una posible patología médica antes de abordar el caso con terapia psicológica. Las causas psicológicas pueden ser diversas e incluso pueden tener su origen en algún daño físico que ya no produce dolor, como por ejemplo posterior al parto. 

Por ello es necesario recoger toda la información necesaria antes de establecer un diagnóstico claro de Dispareunia. 

Eyaculación precoz

Es la disfunción sexual más frecuente en los hombres, aunque es cierto que la mayoría no suele acudir a consulta. Esto suele provocar que el problema se mantenga en el tiempo y se cronifique, provocando también problemas en la pareja. Su origen es fundamentalmente psicológico. 

eyaculación precoz

Consiste en la necesidad de eyacular en el mismo momento de la penetración o la dificultad de control para que se produzca en el momento que uno desea. Esta falta de control sobre la eyaculación puede estar presente desde siempre (eyaculación precoz primaria), debido a que a través de la masturbación no se ha aprendido a controlar este reflejo; o bien puede producirse en un momento concreto de la vida de un hombre a pesar de las relaciones sexuales satisfactorias previas(eyaculación precoz secundaria). Esta última puede producirla problemas emocionales, estrés, etc. En la eyaculación precoz secundaria, también suele estar presente la ansiedad anticipatoria, lo que puede mantenerla en el tiempo. Pronosticamos que si nos pasa una vez, puede suceder en las siguientes y esa ansiedad la llevamos a la relación lo que dificulta aún más el control. 

Eyaculación retardada

Consiste en la ausencia o demora de eyaculación a pesar de que la excitación o la erección hayan sido adecuadas durante la relación. El problema suele producirse mayoritariamente a la hora de la penetración, ya que a través de la masturbación o el sexo oral suele haber menos dificultad. 

Puede ser al igual que otras disfunciones, primaria (que haya estado presente desde siempre y habría que descartar patología orgánica), o puede ser secundaria que aparezca en un momento concreto después de un funcionamiento adecuado (en estos casos la causa más probable es psicológica). 

Disfunción eréctil

Es una disfunción sexual frecuente en el hombre, que consiste en la pérdida de erección durante la relación o dificultad de lograr una erección completa. Puede aparecer antes o durante la relación.  Normalmente, no suele estar relacionada con la falta de deseo sexual, aunque si se extiende en el tiempo puede llegar a perderse el deseo debido a la continua frustración y sentimiento de fracaso. 

La disfunción eréctil puede ser de varios tipos: primaria, si ha estado presente desde siempre, y secundaria, si aparece en un momento concreto. También puede ser total, si  no hay respuesta de erección no solo en pareja sino a través de la masturbación, o parcial, si hay erección aunque no sea completa, o si existe en el proceso de masturbación pero no cuando se encuentra en pareja. Esta última, junto con la secundaria,  es más frecuente que se produzca por causas psicológicas. Mientras que la primaria y total se debe más a causas orgánicas. Por ello es importante establecer el tipo para que el paciente pueda buscar el tratamiento adecuado. 

A nivel psicológico, lo suele producir la ansiedad, autoobservación excesiva, etc.

El hecho de que se produzca por primera vez y se le dé excesiva importancia hace que tengamos expectativas negativas ante las siguientes situaciones sexuales, lo cual lleva a que aumente la ansiedad, dificultando el que se produzca la erección. El miedo al fracaso, a no  cumplir o no satisfacer a la pareja, suelen estar presentes en las disfunciones sexuales masculinas. Esta suele ser la causa de que el problema se mantenga en el tiempo. En este tipo de disfunciones es fundamental hacer una buena psicoeducación sexual, para tirar abajo mitos y estereotipos que dificultan el poder disfrutar plenamente de la actividad sexual. 

Trastorno de Aversión al Sexo

Funciona de alguna manera como una fobia, al sentir un miedo o rechazo completo hacia la actividad sexual. El simple acercamiento de tipo sexual puede provocar miedo intenso y una serie de síntomas físicos parecidos a los de otras fobias como sudoración, palpitaciones, etc. 

Este tipo de disfunción se puede producir tanto en hombres como mujeres, aunque que es más frecuente que aparezca en mujeres. Las causas son principalmente psicológicas y suelen estar asociadas a un trauma o abuso sexual, educación muy estricta a nivel sexual, etc. 

Las personas que lo padecen rehúyen por completo este tipo de acercamientos, en ocasiones sin saber el porqué, siendo  una respuesta automática del cuerpo. 

En este tipo de trastornos lo principal será abordar el origen y se hay un trauma explorarlo y tratar de ayudar a recolocarlo. 

LLÁMANOS AL
912 379 163 / 607 852 935

¿UNA SESIÓN DESDE CASA?
PSICOTERAPIA ONLINE

No esperes más ¡Podemos ayudarte!