¡Ya estamos en septiembre! Y con él la rutina del estrés cotidiano. ¿Has sufrido alguna vez a la vuelta de vacaciones malestar general, cansancio, insomnio, ansiedad, tristeza, falta de interés o una sensación de vacío? Pues si tu respuesta es “sí” seguro que sabes que a ese conjunto de síntomas se le llama coloquialmente síndrome o depresión postvacacional

No te asustes, no tienes nada grave de hecho este síndrome  no se encuentra  reconocido en los manuales diagnósticos internacionales como una enfermedad mental, más bien se trata de un trastorno adaptativo cuyo inicio coincide con el fin de las vacaciones y el comienzo de la rutina diaria.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunos de los síntomas físicos suelen ser los problemas musculares y estomacales, cansancio,  malestar general, falta de apetito, insomnio o taquicardias. Y a nivel psicológico solemos sentir  irritabilidad,  tristeza,  ansiedad,  sensación de vacío y falta de interés, entre otros.

¿Es normal sentirse así? 

Es normal sufrir por el estrés ante una situación de cambio y puede afectar tanto a niños como a adultos. Las molestias frente a la adaptación al cambio en la rutina diaria son normales y habituales.

¿Se debe pedir ayuda a un profesional?

Actualmente se fomenta en nuestra sociedad el vivir en un estado de ánimo positivo constante, sin dejar espacio a las emociones negativas, que son reacciones normales ante el estrés. Comenzar de nuevo las rutinas a la vuelta de las vacaciones supone un factor estresante que puede afectarnos en mayor o menor medida.  

En la mayoría de los casos el estado de ánimo suele estabilizarse cuando se regulan los horarios de trabajo y de descanso, si ese es tu caso y no necesitas ayuda, ¡estupendo! Pero, si por el contrario, el malestar se cronifica o se hace insoportable es aconsejable pedir ayuda de un experto.  Los síntomas pueden aparecer con el tiempo, incluso meses después y en adultos solemos encontramos síntomas depresivos o de ansiedad y en niños y ancianos los síntomas físicos son los más comunes. 

Pautas para prevenir el síndrome postvacacional

Para favorecer la adaptación en el comienzo del curso o en la vuelta al trabajo es útil comenzar adaptando el horario progresivamente al cambio de hábitos y evitar vueltas bruscas a la rutina.  

La principal causa de este síndrome postvacacional en adultos es el regreso a largas jornadas laborales y a importantes responsabilidades tras un tiempo bastante largo de ocio, por eso en ocasiones se aconseja el fraccionamiento de las vacaciones y la prevención de las alteraciones físicas como el insomnio o la falta de apetito, adaptándose al horario de sueño y al ritmo de actividad días antes de comenzar el trabajo. 

Hay que tener en cuenta que este conjunto de síntomas puede ser también el reflejo de otros problemas, por ejemplo si la persona no se encuentra a gusto con el trabajo que realiza, si se está sufriendo en síndrome de “burn out” (del que ya hablaremos en otro post) y en casos en los que existe estrés laboral o asociado a problemas en el ambiente de trabajo.  Por eso, estos síntomas pueden suponer una señal de alarma a la que se ha de prestar atención. En estos casos se aconseja también hablar con un especialista para tratar primero los síntomas y trabajar para la mejora de la situación.  

Una cuestión muy importante es trabajar sobre la creencia de que “sólo se disfruta en verano”, lo que hace vivir la vuelta al trabajo como un suceso traumático. Para ello, se recomienda incrementar las actividades placenteras en los días laborales, dedicando un tiempo a diario para el disfrute y apreciando los pequeños placeres de la vida diaria.  Más adelante publicaremos otro post con consejos sobre psicología positiva.

¿Es normal sentir cierta incomodidad al volver a la rutina después de haber disfrutado de nuestras vacaciones? ¡por supuesto! Así que procura no alarmarte en los primeros días de vuelta y si necesitas algún tipo de ayuda u orientación no dudes en consultar con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

Alicia Ayuso 

Volver a las rutinas
5 (100%) 1 vote